«Todos los días pensaba que había llegado mi hora», asegura el rehén francés

El País, 25 de Febrero- El francés Pierre Camatte, rehén de Al Qaeda en el Magreb durante tres meses hasta su liberación el pasado martes, ha contado el maltrato sufrido durante sus casi tres meses de cautiverio,y ha subrayado que temió por su vida todos los días. «Todos los días pensaba que había llegado mi hora», ha declarado Camatte en una entrevista a la emisora de radio France Info emitida esta mañana, en la que ha detallado que de sus secuestradores «recibía golpes, bofetadas, porque sí, amenazas directas con el cañón del Kaláshnikov».

El ex rehén francés, que viajará hoy mismo desde Bamako a Francia, ha confesado que su secuestro, que se produjo el pasado 26 de noviembre, «ha sido físicamente agotador». «Durante varias semanas me dolía todo. Lo más difícil es que me prometieron que me vería un médico y no pude ver a ningún médico ni recibí ningún medicamento», narra. «Sufrí cólicos nefríticos porque el agua que me daban olía a gasolina. No me daban nada, ningún cuidado, estaba abandonado. Además, el calor del Sáhara, sin barrotes pero con la inmensidad, la soledad, el aislamiento…», ha indicado.

«Están totalmente fanatizados»

Camatte, al que anoche fue a ver el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en Bamako, ha afirmado que con su liberación acaba de «salir de un periodo doloroso en manos de gente que vive en otro mundo, que no respeta nada, totalmente fanatizados (…)». «He pasado cerca del fin», ha agregado. Camatte se acaba de enterar de está libre gracias a la cooperación entre los estados francés y maliense, que ha llevado a la liberación de cuatro presuntos miembros de Al Qaeda en el Magreb encarcelados en Mali, como reclamaban los captores. Sarkozy agradeció, sin nombrarla directamente, esa liberación que ha sido motivo de reprobación a Mali por Argelia y Mauritania, y elogió en un discurso en Bamako al presidente maliense, Amadou Toumani Touré.

«Queremos agradecer, y lo hago desde lo más profundo del corazón al presidente de Mali, que ha sido un hombre valiente (…) y que ha considerado que la vida de un hombre valían un cierto número de esfuerzos», comentó el jefe del Estado francés, antes de añadir que «si el presidente Toumani Touré no hubiera decidido lo que decidió, Pierre Camatte no estaría aquí». Sarkozy, que se encontraba ayer en visita oficial en Gabón, decidió tras la liberación del rehén francés pasar unas horas en Bamako antes de su segunda y última escala africana hoy en Ruanda.

Camatte, de 61 años, fue secuestrado en un hotel de Menaka, en la región de Gao, al norte de Mali, tres días antes de que tres cooperantes españoles fuesen capturados en Mauritania por un grupo de hombres armados y llevados igualmente al norte de Mali. Además de a los catalanes Alicia Gámez, Roque Pascual y Albert Vilalta, que trabajaban en Mauritania para la ONG Acción Solidaria, la rama de Al Qaeda en el Magreb Islámico mantiene también secuestrados en el norte de Mali a una pareja italiana.

El presidente recordó en Gabón, antes de entrevistarse con Camatte, a los rehenes españoles e italianos que permanecen retenidos y pidió la colaboración de todos los países que pueden trabajar por su liberación. «No me quiero olvidar de que aún quedan otros rehenes en la zona, españoles e italianos, que siguen retenidos por estos grupos terroristas que proliferan en el Sahel», explicó. «Todos los países que puedan hacer algo tienen que trabajar para obtener su liberación», señaló.

www.elpais.com/articulo/internacional/Todos/dias/pensaba/habia/llegado/hora/asegura/rehen/frances/elpepuint/20100225elpepuint_7/Tes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.