La Policía, el Ejército y civiles a sus órdenes causan terror en el centro de El Cairo

Los militares y la Policía ha desatado una ola de violencia y terror en El Cairo. Al menos nueve muertos, 300 heridos y 181 detenidos han dejado los choques iniciados el pasado viernes durante el desalojo de un grupo de personas que protestaba frente al gobierno en reclamo de un gobierno civil, en el que la policía ha habierto fuego con disparos de bala y cometido abusos hasta ahora no filmados.

 

En un ambiente de tensión creciente, los manifestantes y la policía militar volvieron a enfrentarse en las inmediaciones del Parlamento en pleno centro de la capital egipcia y marcaron hoy el tercer día de disturbios sin que se vislumbre el final de la violencia.

 

Colocados en las azoteas de edificios adyacentes, hombres vestidos de paisano apedrearon a los congregados en los alrededores a la plaza de Tahrir, lo que causó un alto número de heridos, trasladados en motos o por su propio pie hasta los hospitales de campaña.

 

Los enfrentamientos tienen lugar en momentos en que los resultados extraoficiales de la segunda ronda de las elecciones parlamentarias muestran que los partidos islamistas siguen dominando en las urnas. La tercera y última ronda de votación se realiza el próximo mes.

 

La rabia se podía notar en las caras de los numerosos egipcios que, en corrillos, discutían los últimos acontecimientos y las imágenes impactantes de la víspera, como la de la mujer golpeada y desnudada por la policía militar, o el incendio de la Academia Científica de Egipto, una de las mayores bibliotecas del país.

 

Los manifestantes reclaman que los militares dejen el poder y lo entreguen a civiles de forma inmediata y contra el nombramiento por parte del ejército de Kamal al-Ganzuri para dirigir el gobierno, tras la salida de Hosni Mubarak en febrero pasado.

 

En los últimos días la junta militar egipcia negó que las fuerzas de seguridad estén agrediendo a los manifestantes y aseguró que sólo se tratan de operativos de contención.

 

Vía | GuinGuinBali

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.