Estamos trabajando en el MAPA SOLIDARIO, una herramienta educativa para conocer y entender las claves del desarrollo humano sostenible, y comprometerse con ellas

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (conocidos por sus siglas: ODM) son las ocho metas que los Gobiernos de todo el mundo han acordado en el año 2000 para luchar contra la pobreza, el hambre y la desigualdad en sus varias dimensiones: enfermedad, carencia de ingresos, falta de vivienda adecuada, falta de servicios de salud materna, exclusión social, desigualdad entre mujeres y hombres, discriminación por género, problemas de educación y de sostenibilidad ambiental…

Estas metas, aunque poco ambiciosas, apuntan a un mundo diferente, en el las diferencias de calidad de vida, bienestar y justicia social de las personas que viven en los países más empobrecidos y en los países más desarrollados no sean tan vergonzosamente abismales.

En 2015 finaliza el plazo que el mundo se ha dado para alcanzar estas metas, y lo que podemos ya afirmar es que no se van a cumplir: incumplimientos de los gobiernos de los países donantes, incumplimientos de los gobiernos de los países receptores…

El Grupo de Tareas sobre el desfase en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, creado por Naciones Unidas, reconocía en su Informe de 2012 que: «La prolongada crisis mundial ha comenzado a hacer estragos en la cooperación internacional para el desarrollo. El año pasado, la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) disminuyó por primera vez en muchos años, al tiempo que aumentaban las medidas comerciales proteccionistas (…)»

Y en Informe de 2013, este Grupo mostraba su preocupación por los tímidos avances: «A escala mundial, estamos muy retrasados con respecto a algunas metas, en particular el saneamiento, que representa una grave amenaza para la salud de las personas y el medio ambiente (…). Para impulsar y proyectar en mayor escala las soluciones que realmente funcionan, la comunidad internacional debe mantener las promesas fiscales y reforzar la alianza mundial para el desarrollo (…) (…) la meta de las Naciones Unidas de asignar el 0,7% del ingreso nacional bruto a la ayuda para el desarrollo se ha alejado en los dos últimos años. Debemos invertir esa tendencia».

Con el MAPA SOLIDARIO que estamos preparando pretendemos ofrecer una herramienta que trate de estas injustas diferencias entre quienes viven en unos países y en otros, sobre todo si hablamos del África subsahariana y la Unión Europea, y de cómo defender el desarrollo sostenible y los derechos humanos de todas las personas, vivan en donde vivan.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.