Servicio asesor para el CREA en materia de interculturalidad y
convivencia
Promueve, impulsa e implementa el CREA
Malí

Estructura de gobierno

Jefe de Estado: Presidente Jamadou Toumani TOURÉ – Sin filiación
Jefe de Gobierno: Ibrahim Boubacar Keïta
Asamblea: Malí tiene una Asamblea Nacional unicameral con 147 escaños.

Descripción del sistema electoral

El presidente es elegido por mayoría absoluta cada 5 años, renovable una vez. Si ningún candidato obtiene una mayoría en la primera ronda de las elecciones, una segunda ronda se celebrará entre los dos candidatos con mayor votos en la primera ronda.
En la Asamblea Nacional 147 miembros son elegidos a través de un sistema de lista de partidos en dos rondas de votación cada 5 años.

Calendario electoral

Presidenciales: 29 jul. 2018 – 12 ago. 2018
Legislativas:30 de marzo y el 19 de abril de 2020

Balance geopolítico

Reelegido en abril de 2007, como estaba previsto, con el 71% de los sufragios para un segundo mandato de cinco años, al presidente Amadou Toumani Touré (llamado “ATT”) se le han acumulado los problemas. A partir del mes siguiente, los rebeldes tuaregs reanudaron, tras un breve periodo de tregua, sus operaciones en el Norte y pusieron en un aprieto a las tropas mandadas por el gobierno a la región de Kidal.
Encabezados por Ibrahim ag Bahanga, los rebeldes, poco sedentarios, le reprochaban a Bamako el desamparo en que tenía a la región que les vio nacer y el incumplimiento de sus compromisos socioeconómicos, sobre todo en materia de desarrollo. Se trataba de la tercera rebelión de ese tipo que se producía en Malí desde los años sesenta. Los tuaregs habían depuesto las armas en virtud de un acuerdo firmado en 1996 bajo los auspicios de Argelia. La tregua sólo duró diez años. En mayo de 2008, los enfrentamientos entre los rebeldes y los soldados leales al norte de Kidal causaron una treintena de muertos. En septiembre de 2007, los rebeldes dispararon contra un avión militar estadounidense que había acudido a abastecer al ejército malí en la zona de Tinzaouaténe.
Este conflicto, de baja intensidad, inquietaba a los servicios de información occidentales, puesto que se desarrollaba en una zona, el Sáhel, de difícil acceso, considerada terreno propicio para toda clase de tráfico de productos ilegales (drogas, armas, seres humanos) y de la que además se sospechaba que servía como santuario de grupos terroristas, como Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AOMI, ex GSPC). Los diplomáticos occidentales temían que entre los rebeldes tuaregs y los activistas de AQMI se acabase produciendo una confluencia ideológica. De momento, los tuaregs de Malí cooperaban sobre todo con sus “hermanos” de Níger, reagrupados dentro del MNJ (Movimiento de los Nigerianos en pro de la Justicia), en guerra con las autoridades de Niamey.
El conflicto con los tuaregs provocó asimismo tensiones en Bamako. Algunas voces próximas al poder reprocharon a “ATT” que no emplease la fuerza para aplastar a los rebeldes tuaregs, pero el jefe del Estado, fiel a su imagen de “soldado de paz”, dio prioridad al diálogo. Su situación resultaba tanto más incómoda cuanto que Malí, como el resto de países de la “subregión”, se enfrentaba a un fuerte incremento de los precios de los productos alimentarios: el precio de la carne, por ejemplo, se había multiplicado por dos. En enero de 2008, el gobierno anunció una subida salarial del 5% y una bajada de los impuestos concomitante, con el fin de no abrumar a una que, conforme a las clasificación de las Naciones Unidas, era una de las más pobres del mundo. Thomas Hofnung. El Estado del Mundo 2009.

Sociedad

Malí está dividida en 8 regiones y el distrito de Bamako.
ETNIAS: mande, fulani, peul, malinke, voltaico, songhai, tuareg, moor, bereber.
RELIGIÓN: musulmana (948%); cultos tradicionales africanos (2%), cristiana (2,4%).
La pena de muerte está vigente en Malí aunque la última ejecución fue en 1980.
La libertad de expresión y de prensa está garantizada. El acceso a internet no está restringido.
Malí es un punto de origen, tránsito y destino para los niños obligados a trabajar en los campos de arroz, las minas, el servicio doméstico y la prostitución.
Existe discriminación hacia los homosexuales.
Como en todos los países, en Mali se deben respetar las costumbres y usos locales, que difieren de los europeos. Aunque la gran mayoría de la población es musulmana, el Estado es laico, el comercio y consumo de alcohol y otros alimentos impuros según el islam, el juego y las apuestas están permitidos y no hay normas especiales sobre la vestimenta de hombres o mujeres. Sin embargo, conviene actuar con prudencia al expresar opiniones sobre religión y en lo que se refiere a vestimenta de mujeres o consumo de alcohol en público.

© Nazioarteko Elkartasuna • Solidaridad Internacional | Conde Mirasol 7 bajo • 48003 Bilbao | Tel. 944 792 258 || Aviso Legal | Mapa Web | Fuentes Documentales

Creative Commons License