Servicio asesor para el CREA en materia de interculturalidad y
convivencia
Promueve, impulsa e implementa el CREA
buscar
Etiopía

Estructura de gobierno

Jefe de Estado: Presidente GIRMA Woldegiorgis 

Jefe de Gobierno: Primer Ministro MELES Zenawi

Alianza FPLT-FDRPE: Frente Popular de Liberación de Tigré - Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope

Asamblea: Etiopía tiene un Parlamento bicameral compuesto por la Cámara de la Federación con 108 escaños y la Cámara de Representantes del Pueblo con 548 asientos.

 

Descripción del sistema electoral

El Presidente es elegido por votación indirecta por la Cámara de Representantes del Pueblo cada 6 años y se puede renovar una vez.

En la Cámara de la Federación, 108 miembros son elegidos por votación indirecta por asambleas estatales cada 5 años.

En la Cámara de Representantes del Pueblo, 548 miembros son elegidos por votación directa cada 5 años.

 

Balance geopolítico

En abril de 2007, la muerte de 74 trabajadores chinos en una instalación petrolífera china ubicada en Ogadén llevó al régimen etíope a lanzar una brutal ofensiva militar contra el Frente Nacional de Liberación de Ogadén. Ante las condenas de organizaciones humanitarias e incluso de sus propios aliados, empezando por Washington, Addis Abeba autorizó, en septiembre de 2007, que una misión de las Naciones Unidas se desplazase a Ogadén. La población tuvo acceso a la ayuda internacional, objeto de intensa vigilancia, aunque se mantuvo al margen a los periodistas y observadores extranjeros. En abril de 2008, la emisión en la cadena Al-Jazeera de un programa sobre Ogadén provocó la ruptura de relaciones diplomáticas con Qatar.

Para contrarrestar las críticas, el gobierno liberó en julio de 2007 a los 38 dirigentes de la oposición que había mandado encarcelar tras las manifestaciones de protesta contra la manipulación de los resultados electorales de 2005 (que se saldaron con 200 muertos, 800 heridos y más de 30.000 detenidos). La medida de gracia se adoptó tras un proceso judicial grotesco y la firma de una carta en que los condenados reconocían ser los responsables de los disturbios. Aunque la pantomima no sirvió para engatusar a nadie, los cálculos de los dirigentes etíopes resultaron correctos, pese a la movilización de varios políticos estadounidenses para que la ayuda concedida por los Estados Unidos (casi 500 millones de dólares) tuviera como condición una democratización real del país.

Hubo varios motivos por los que la comunidad internacional se contentó con medidas tan insuficientes. Por una parte, la alianza estratégica entre Washington y Addis Abeba se había reforzado. El primer ministro Méles Zenawi no sólo prometió enviar 5.000 soldados a la nueva operación organizada en agosto de 2007 por la Unión Africana y las Naciones Unidas para mediar en el conflicto de Darfur, sino que proclamó su predisposición a acoger al nuevo Comando de los Estados Unidos en África, Africom, al contrario que numerosos países africanos, reacios a aceptar la presencia de una organización destinada a ampliar la guerra contra el terrorismo.

Por otra parte, la situación económica interior puso de relieve los buenos resultados obtenidos en ese ámbito y el importante avance de las concesiones asiáticas. Etiopía era uno de los diez países africanos con mayor crecimiento (más del 10% durante el último decenio). Addis Ababa se benefició, además, del incremento de los precios de los productos agrícolas, de modo que el valor de sus exportaciones alcanzó los 1.700 millones de dólares. China obtuvo un contrato para la construcción de nueve centrales hidroeléctricas; a largo plazo, la venta de energía a los países vecinos será la primera fuente de ingresos en el ámbito de la exportación. La India anunció la implantación de 265 empresas e inversiones por valor de 464 millones de dólares.

Por último, la situación que rodeaba a las relaciones con Eritrea se volvió cada vez más delicada, dada la ayuda de Asmara a la oposición armada de Somalia. Etiopía, cuya victoria, a principios de 2007, parecía asegurada, acabó empantanándose en la crisis somalí. Las presiones para que los “cascos blancos” o “azules” reemplazasen a las fuerzas militares etíopes fueron en aumento. El hundimiento de Addis Abeba y las denuncias cada vez más contundentes de los crímenes de guerra cometidos por su ejército le aconsejaban desentenderse de Eritrea.

La clave del problema siguió siendo la demarcación de la frontera con Eritrea. En junio de 2007, Etiopía se sumó a la opinión internacional y se declaró dispuesta a ceder Badme, con la exigencia de que hubiera un debate previo a la demarcación de la frontera, pero Eritrea se negó a aceptar esa condición, para desesperación de la ONU y de los Estados Unidos. En febrero de 2008, ante la falta de avances, Asmara obligó a la misión de interposición de las Naciones Unidas a que abandonase Eritrea. En esta ocasión, la crisis diplomática fue manifiesta e hizo temer la vuelta de la guerra. En mayo de 2008, ante la posibilidad de que el ejército etíope atacase el puerto de Assab, Eritrea franqueó la frontera con Yibuti, con lo que creó un nuevo litigio. La situación no invitaba al optimismo. Roland Marchall. El Estado del Mundo 2009.

 

Sociedad

Etiopía está dividida en 9 gobiernos regionales y 2 capitales administrativas independientes: Adis Abeba y Dire Dawa.

ETNIAS: somalí (39%), oromo (30%); amhara (27%), tigre (5%), guragi, afar (2%), sidama y wolaita.

En Etiopía viven más de 90 grupos étnicos. Las fronteras establecidas para el sistema federal coinciden prácticamente con las principales líneas étnicas, supuestamente para dar a los estados regionales más control sobre sus asuntos. Sin embargo, el resultado ha sido la intensificación de las divisiones étnicas.

La mayoría de los partidos políticos se fundan en su origen étnico. Los amharas y los tigray de las tierras altas del norte tienen un papel dominante en el país. Los altos cargos del ejército son tigray.

RELIGIÓN: católicos ortodoxos; musulmanes; religiones tradicionales africanas.

La pena de muerte sigue vigente en Etiopía. A pesar de que durante un periodo de tiempo no fue aplicada, en 1998 se reanudo su práctica.

Las personas con discapacidad son discriminadas en la sociedad. Aunque la ley obliga a rehabilitar y ayudar a las personas con alguna discapacidad física o intelectual, el gobierno ha destinado pocos recursos a esta labor.

La homosexualidad es ilegal y puede ser castigada con penas de prisión.

Las personas infectadas por VIH/SIDA son discriminadas en la sociedad. 

Creative Commons License