AI exige transparencia en investigación de la muerte de mineros de Marikana

La organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI) exigió hoy transparencia a la comisión judicial que a partir del próximo lunes investigará la muerte de 44 personas durante la huelga de más de un mes en la mina de platino de Marikana, en el noreste de Sudáfrica.

 

"Las competencias y poderes de esta comisión deben aclararse para garantizar la justicia para todos aquellos que resultaron afectados", afirmó AI a través de un comunicado publicado en su pagina web.

 

"La comisión inicia su trabajo sin conocerse el alcance de su capacidad para reunir pruebas sin obstáculos, forzar a los testigos a cooperar o proteger a aquellos que temen ser represaliados", añadió la organización.

 

"Hay 44 muertos, la mayoría por un uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía, además de otras violaciones de derechos. Esta comisión no puede fallar", afirmó la nota, firmada por Noel Kututwa, director de AI para el África Meridional.

 

"Para ello, es clave que el Gobierno (de Sudáfrica) muestre su compromiso de hacer públicos los resultados de la investigación y de cumplir con las recomendaciones de ésta", añadió Kututwa.

 

La comisión judicial de investigación, designada por el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, y dirigida por el juez Ian Farlam, tiene un plazo de cuatro meses para esclarecer las circunstancias de la muerte de 44 personas, entre ellas 34 mineros alcanzados por disparos de la Policía el pasado 16 de agosto.

 

Otras diez personas, entre ellos dos policías y dos guardias de seguridad, murieron en los primeros compases de la huelga, que se prolongó durante seis semanas.

 

AI expresó, igualmente, su preocupación por las declaraciones de la comisaria nacional de Policía, Mangwashi Phiyega, que un día después de la masacre aseguró que los agentes actuaron correctamente, sin esperar a las investigaciones del departamento de Asuntos Internos del cuerpo.

 

"Tememos que esto pueda perjudicar la capacidad de la comisión para obtener testimonios relevantes, incluidos los de compañeros de los agentes que estuvieron envueltos en el tiroteo", advierte el texto.

 

La masacre de Marikana ha hecho revivir a Sudáfrica los momentos más violentos del apartheid, el régimen racista impuesto por la minoría blanca sudafricana hasta 1994, y ha puesto de manifiesto las profundas desigualdades sociales que aún afectan al país. 

 

Vía | EFE

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.